Trenes

Sentada los vi llegar.
Azules
Después partir.
Y blancos.

A veces supe llegar.
Sentarme y que ya estén ahí.
Suspendidos.
Para después partir.
Inmensos.

Porque fui
la que supo una vez llegar.

Y estaban ahí.
Azules.
Listos para salir.
Blancos.  

Supe también girar
antes de verlos partir.
Renunciando.

Supe subir, y después bajar.
Eufórica.
Aprendí a subir.
Y después a bajar.
Deshonrada.

A cuál subir.
De cuál bajar.
A cuál mirar sentada.
A cuál dejar pasar.
Supe, mi vida,
sin saber jamás
cuál era el último.

No hay comentarios: