Celebración

Dueños de la realidad,
Entren, muevan, vengan
a la nochecita de una fiesta.
Es el primer día
de un largo adiós.

Tiempo atrás perdí el acento,
persiguiendo las luces.
Pero no me olvidé
de mi casa con un pino
y aún
en el sur hay un lugar.

Celebración.  
Está mi alfombra,
dando pelotudos por sentado.
Tanta gente
Tanta gente
Tanta gente
Postergada.
Con el pecho hundido.
Con su ración de libertad pendiente.
Con su miedo de tanto cargar gárgolas con el hombro.
Con sus preguntas abandonadas al aire que nada saben fecundar.
Con la mirada desorientada tras las confusas huellas del cuerpo social.

Dueños de la realidad, ahora váyanse,
la fiesta terminó.  Adiós, adiós.

Y brotan otra vez
las flores de mi alfombra
minutos antes sembrada de boludos.
Este es el mambo bien.

Hijo nonato, un consejo:
Hay que leer mucha mierda,
leamos juntos
mucha mierda
principalmente para nunca,
pero nunca, leerlos a ellos.